Ventilando creencias II

Cuando fui creciendo, esas preguntas inocentes hallaban respuestas cada vez más elaboradas. Me sentía inclinado hacia lo fantástico. En la biblia había milagros. Eso me entusiasmaba. Había apertura de mares, transformación de agua en vino, curaciones, etc. Había también destrucción y la ira de Dios…pero parecía ser otro Dios el de aquellas épocas. Lo llamaban Yahve o Jehovah. Un poquitín furibundo. En el nuevo testamento, donde aparece Jesús, él lo llama Padre. La confusión va creciendo y las teorías se van mezclando, pero siempre salvando de alguna manera la palabra sagrada que había leído o escuchado. Luego,
” Dios creo al hombre a su imagen y semejanza”…otra cosa llamativa. Para un niño esto es lo mismo que decir que El tiene la misma forma nuestra, pero mas grande, sabio y poderoso. Dios cambiaría con mis años. Ah, me estaba olvidando de su archienemigo el Diablo. El Diablo nos hacía de todo para que no llegáramos a Dios, a fin de que no fuésemos al “cielo” sino con él al “infierno”. Nos tentaba y esas tentaciones crecían al compás de las hormonas. Ese concepto de demonio se reforzaba con las lecturas, el Apocalipsis, las películas como “El Exorcista”, etc. Yo era una esponja ávida de conocimientos en un mar confuso de conceptos.

Continuará…

20140527-171006-61806866.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow Es lo que hay on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: