Un yo en la experiencia

Durante la indagación surgió esta reflexión:
La conciencia que se vuelve conciente de la experiencia aparece como un “yo”.
En la experiencia no hay experimentador. En la acción, durante la acción, en el instante de la acción, no hay actor, solo acto. Casi en lo inmediato hay un registro o recuerdo de que algo fue hecho, realizado o experimentado. En ese momento aparece la experiencia como disociada: la experiencia en si y algo que la experimentó (yo) que no es más que la conciencia de que la experiencia tuvo lugar.
En ese caso…
Me ayudan con esto?

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/0cd/65939766/files/2014/12/img_0515.jpg

Anuncios

Un día completo

Hacer de hoy un día completo. Que quiero decir con eso? Al iniciar el día me parecía que este era una continuidad del día anterior. Una sucesión de eventos concatenados que partían desde algún momento del pasado e iban hacia adelante proyectándose al futuro. Las tareas que no se terminaran hoy, las completaría mañana o pasado o quizá ya debería haberlas concluido. El día, finalizada la jornada laboral, me daba la impresión que estaba terminando, convirtiendo ese hecho en el momento del fin del día…Hoy era miércoles y ya faltaría poco para el fin de semana. Hoy era sábado y ya faltaría poco para el lunes. Hoy era febrero y ya faltaría poco para partir de vacaciones. Hoy es el último día de vacaciones y ya faltaría poco para comenzar la jornada laboral…Pensando me hallaría en esto cuando me sentí como en una nebulosa de días y eventos, perdiéndome en ellos, como desdibujándome. Fue así cuando me dije: “haré de hoy un día completo”. Hoy iba a ser algo así como un día “estanco”. Sin pasado y sin futuro. Solo tendría el hoy para hacer, llamar, hablar, dialogar, comer, bañarme, caminar, o lo que sea que surgiera. Empapado de esa revelación estoy aquí. Este día terminará hoy, cuando sea que termine. Cada cosa que se presenta tiene de mi su atención. Cada cosa que se hace tiene de mi su presencia. Y el día se va llenando de momentos completos. Ya no viajo tan lejos proyectando. Metas? Claro que si. Preferencias? Por supuesto. Pero es la calidad del tiempo vivido con esta intención, esta intensidad, la que le da a los días éste sabor. He escrito ésto que por hoy está completo. El día continúa hasta su propio final y en este nuevo instante me quedo esperando la oportunidad de agasajarlo y darle la bienvenida. Me quedaré aquí escuchando su propuesta porque mañana no estaré. Nunca-estaré-mañana.

20140423-093844.jpg

Follow Es lo que hay on WordPress.com