Un auto-móvil

Manejaba en mi automóvil cuando de repente me di cuenta de algunas cosas. Yo estaba impulsando el automóvil con cierta tensión. Cada giro, bache o aceleración estaba acompañado de un tironearse interno. Hasta el torso se iba ligeramente hacia adelante cuando quería adelantarme a algún vehículo. Obviamente cuando, a través del darse cuenta, tomar nota o la conciencia del hecho, eso cambia en el instante o dos, se hace evidente que no hace falta toda esa mímica, esa tensión o contorsión para que el automóvil se desplace. De veras. Es ridículamente innecesario. El mecanismo para que responda el automóvil a cada comando, no requiere esfuerzo de mi parte. Sí, claro, hacer un cambio de marcha -la caja no es automática-o pisar el freno o acelerador, requieren que intervenga, pero acelerar con tensión, frenar con una contracción abdominal o un movimiento extra de cualquier parte del cuerpo…bueno, no. El mecanismo que se pone en movimiento es perfecto y no me requiere. No irá más rápido porque me incline hacia adelante, ni frenara más rápido o mejor si me pego al asiento con fuerza. Con esa conciencia en ese instante, todo se relajó. Me convertí en un pasajero. Disfrutando del viaje. Viendo el paisaje. Presente para todo ello. Una danza que se movía al compás de uno u otro estímulo. Un cambio de marcha, apretar el embrague, el deslizar de mis manos. El automóvil manejándose sólo. No había mucho que hacer. Al siguiente momento pude notar que esto mismo aplicaba a lo cotidiano. Yo quería “conducir “ mi vida. Dirigir el rumbo de los acontecimientos y hacerla funcionar torciendo, acelerando o frenando los eventos, sin notar que el “mecanismo “ vital es perfecto. No me requiere en lo más mínimo. Y ciertamente disfrutar del viaje es lo más sabio que puedo hacer. La tensión no es necesaria. Solo entorpece el ritmo natural de las cosas. Andaré paisajes diversos y rutas de todo terreno. La vida responde al cien por cien con integridad. No sé cómo funciona ni como cada parte se conecta a la perfección. Ni hace falta. Puedo trazar una meta y su ruta posible, claro, pero eso tiene un sabor diferente cuando sabes que puedes confiar y entregarte al deleite, expectante de la escena siguiente a lo largo del camino.

Anuncios

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)


  1. Sep 05, 2018 @ 03:10:28

    Excelente

    Responder

  2. Lameloide
    Sep 05, 2018 @ 16:02:34

    como decimos por aquí: Flojito y cooperando 😛

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Follow Es lo que hay on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: