Mano a mano

Eso que me doy, lo que yo soy capaz de darme, es lo único que obtendré. Nadie puede darme paz, felicidad, bondad, bienestar. Nadie podrá abrir mi corazón a la abundancia, al placer o a la dicha que es permitida surgir. Sin tanto pedir, me quedo en casa. Y es mi deber darme lo que quiero. Y lo que deseo o necesito. Eso es algo poderoso, sensato. Saber y sentir esto con todo el ser, con pleno corazón, es libertad. Yo creí que el otro era la fuente. Y ellos están tratando como yo de conseguir lo mismo. Yo no podré dárselos. No puedo. Nunca podré. Es el trabajo de cada quién. Eso es más libertad. Aquí. Me quedo aquí. Mano a mano, conmigo mismo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow Es lo que hay on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: