Dame cinco. 

1-No soy nada de lo que soy conciente. Soy la conciencia, previa a “la conciencia de”. Soy anterior a cualquier objeto. Conciente de la presencia de objetos y conciencia sin objetos en su ausencia.
2-Yendo “hacia atrás” soy el observador de todo. El interior también es externo a mi. Soy sensibilidad pura y percepción. Soy nada. No puedo localizarme.
3-Soy lo que diferencia lo vivo de lo muerto. La energía vital conciente. Respiro en todo lo que es vivo. Vivo en todo lo que me respira. Soy anterior al nacimiento del cuerpo y soy también después.
4-Soy en este cuerpo un punto de vista. Este cuerpo está en mi, como todo lo demás.
5-Cada sentido está siempre encendido. El ojo siempre está mirando y el oído siempre oye. La atención dirigida hacia lo que está siendo oído se transforma en escucha. Dirigida hacia lo que está siendo mirado se transforma en el ver. La conciencia es anterior a la atención y la contiene. La atención va de punto en punto, uno cada vez en rápida sucesión. Esta secuencia va creando tiempo y asi digo que una cosa sucedió antes que otra. La conciencia sin embargo es global y simultánea.

Anuncios

Follow Es lo que hay on WordPress.com