Si, pero. 

Las cosas ya son como son. Está sucediendo. Ella ya es como es y ellos ya son quienes son. Pero nada es como tú piensas. Ese es el problema supuesto. Los debería y no debería superimpuestos a la realidad del instante. Con un retoque aquí y allá creemos poder maquillar lo que consideramos imperfecto. Si la mente considerase que todo cuanto es ya es perfecto, se tendría que tomar vacaciones, pero incluso esto, su funcionamiento, es ya como es, impecable. O estoy presente en lo que es, inmediato y vivo, o estoy obnubilado con el sueño del tiempo, masticando, rumiando acerca de cómo fue que ocurrió lo ocurrido o lo que debiera haber ocurrido y no ocurrió. La realidad es liviana, el sueño pesado, pesadilla, agota. Diera la impresión de que siempre estamos un paso por detrás, oliendo la estela de lo palpable, usando la memoria para concatenar hechos inconexos, resultando que vivimos una vida pasada y añeja. Está pasando, sigilosa y siendo lo que es. Crepita una carne en el fuego, una fragancia surcando la inspiración, el viento entre las rendijas, el ruido lejano de un tren… Y el cursor esperando la siguiente aparición de una simple palabra.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow Es lo que hay on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: