Quizá yo

Quizá haya confusión al nombrar como “Yo” aquello que realmente somos. Al decir nuestro Yo real, asumimos que ese Yo es similar a nuestro yo egoico. Se asemeja a cuando hablamos de Dios, lo volvemos automáticamente antropomórfico. Nuestra verdadera naturaleza es ilimitada, presente, abierta y eterna, sin parangón con el que la mente pueda asirla y mantenerla en un estante para ser estudiada y comparada.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow Es lo que hay on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: