Vos…voz?

Que curiosa es ésta voz, que conozco tan bien. Esta voz me “habla”, pero se habla a sí misma. Me lo cuenta todo. Dicta aveces lo que escribo y otras muchas opina sobre lo que surge al escribir. Yo puedo “escuchar” esta voz. Esta voz se viste de mí mismo. Opina de todo y de todos. Enciende las emociones o las apacigua. Cuando voy cercando su dominio, cuando voy creando una distancia, ya no puede esconderse de este mí que la encuentra. Dice:”tengo una contractura que me duele”. Yo escucho. Yo, que no se quien soy, la escucha. Lo correcto sería decir: “este cuerpo aparente tiene una contractura y ese dolor se siente”. Observación. Hola-hola-probando-probando. Yo ya sé que esa voz privada no soy yo, el que es consciente de la voz. La conciencia que soy no tiene mayores problemas con la voz y sus opiniones. Acepta que alguien “habite” la caverna, de otra manera vacía. Un supuesto alguien que es solo una voz sintética. Esa voz que toma un cuerpo y lo juzga siendo ella. Quiere introducir cambios aquí y allá, basándose en lo que considera mejor. Esa voz, para crearse sustancia, repite su nombre invocándose, intentando con ello alguna solidez que la saque de su estado fantasmal. Nada. Espacio. Potencialidad. Eso soy. Esa voz dicta sus labores. Una vez que el cuerpo se enfrasca en la tarea, ella surge con una nueva sugerencia, un listado de cosas para hacer. Pide, opina, dirige, se atemoriza, siempre quiere cosas. Como yo, conciencia, no tengo ninguna preferencia que esté en conflicto con alguna otra, me entrego a esa voz y lo que dice. Esa voz tiene toda una imagen de sí misma que defiende y en esa defensa obtiene solidez. Así se separa y distingue de “otras” voces, tan distintas, tan iguales. Sin la voz ya no hay temor al rechazo. Sin la voz soy libertad sin límites, sin miedo. La voz quiere manipular a las otras voces. Sin la voz, se halla libertad de cada voz. Ya puedo ser “malo”, “tonto”, “perverso”, “poco espiritual”, “demasiado gordo”, “demasiado flaco”, “poco atractivo”, “inútil”…Soy paz. Libertad. Dulzura. Frescura. Ecuanimidad. Espaciosidad sin límites. Eso es lo que está más allá de cualquier voz que quiera decir quien realmente somos. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow Es lo que hay on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: