Avenidas

Bienestar. Estar bien. Estar bien dónde estás. Estar. Estar bien plantado en la experiencia. Estar con lo que está aquí. Esto siempre está bien, sin las avenidas del pensamiento, con sus contenidos “buenos, malos, lindos, feos”. Esto es bienestar. Estar bien aquí. Dónde más vamos o podríamos estar?  

Anuncios

Plenamente vivo

En este momento en el que estoy leyendo un artículo…Momento! Yo-estoy-leyendo-un-artículo. Yo estoy leyendo? Me doy cuenta que de la misma manera en la que aprendimos a leer, aprendimos a organizar los estímulos del mundo caótico de modo tal que un cierto arreglo o patrón cobra un significado, adquiere un sentido para “mi” y eso puede “arreglar” el caos para tornarse en algo comprensible. 

Para leer tuvimos que aprender que una forma de símbolo escrito representa una letra y que esas letras al ordenarse de determinada manera eran capaces de formar palabras y que esas palabras eran un símbolo para determinada cosa. Un conjunto de palabras podrían brindarnos descripciones completas y conceptos e historias para transmitir conocimientos y mostrarnos, junto a la capacidad de imaginación, mundos completos. Aprendimos a pensar en palabras. Así, describimos cada cosa que impacta en la conciencia, dando un símbolo imaginado a lo factual. Describimos nuestro mundo, leyéndolo. El mundo va cambiando de acuerdo a la descripción que de él hagamos. Después asumimos que lo que es narrado es lo real y que quien lo está narrando somos nosotros. Y entonces digo que “yo” estoy leyendo un artículo. La mente decodifica lo abstracto en algo comprensible, aprendido; lo desconocido, en algo que pueda conocer; el misterio, en algo develado. La lectura, la comprensión intelectual y alguna conclusión de lo leído se produce automáticamente y cuento que soy yo el que lo hace. Y digo que yo leí el artículo. Las palabras siempre serán pasado, una sosa descripción del misterio. Solamente hallan sentido dentro de lo aprendido, huele a rancio. Esto que emerge ahora, que no sé qué es antes de ser “leído”, está más allá de la mente conceptual, es sin significado y está plenamente vivo.  

 

Follow Es lo que hay on WordPress.com