Sin etiqueta

Si lo que se busca es lo que somos, eso ya está aquí y ahora. Qué es eso que ya está aquí y ahora? Porqué debería ser diferente a lo que está siendo en este instante? Uno busca cuando quiere hallar algo, en el afuera exterior o en el afuera interior. Uno busca desde lo que ya es, lo que nunca podrá hallar. No tenemos idea de lo que somos sin todo lo que nubla la visión. Es un deshacer, en virtud de la comprensión, disipando poco a poco o de un plumazo lo que impide la claridad.  

Anuncios

Hacer no-hacer

Muy pocos pueden hacer lo que quieren. Los que lo dicen hacen lo que quieren sus impulsos, sus hábitos, sus adicciones, sus caprichos, su esclavitud…¿Acaso habrá un “alguien” que pueda hacerlo? Creo que solamente quien es libre del esclavo lo podría y en ese caso…importará?  

Soy este momento

Soy este momento. Aparezco lleno y vacío. Cambio y transmuto en todo aquello que surge en supuesta realidad concatenada. Dulce. Amargo. Violento. Santo. Tomo la forma que se adapta al pulso de la respiración. Un corazón que estalla. Bum bum bum bum. Embriagado de eso que soy me derrito en una tibieza que me duele, antigua. Este dolor hondo y jubiloso. Esta añoranza reconocida. Este estar siendo. Esto terminará cuando termine y aquello vendrá cuando aparezca. Esto no tiene nombre. Conmueve. Esto no se adivina, te sacude y arrebata. No es para tibios, es para amantes. Pasión y gozo hasta el sollozo. Entrega que pide a gritos posesión. Soy éste momento…qué más podría ser, querer, vivir? Esto es cordura que no teme. Desgarro que quita todas las pieles. Ardor y carne viva. Júbilo, exhalación y muerte.     

Aceptación

La aceptación proviene, de acuerdo a mi experiencia, de realizar que no tengo la más mínima chance de cambiar lo que está presente en mi experiencia actual. La diferencia entre resignación y aceptación es abismal: pasa ésto, que puedo hacer, que opciones tengo? En contraposición a: Por qué a mí? Por qué me pasó esto?  

Duda

La duda es un “invento” humano. Proviene de la capacidad de imaginar entre futuros probables que nos pueda posibilitar sentirnos mejor o que resulten menos dañinos. No veo la duda en la naturaleza, excepto en los humanos, dotados de la capacidad de pensar, de analizar y que dispone de la convicción de poseer la capacidad de elección. Entre varias opciones siempre imaginamos y proyectamos la que nos hará sentir mejor, más seguros, poderosos y felices. Al dudar se da una pausa, una pausa que puede tener lapsos variables de tiempo (cronológico o psicológico) de acuerdo a los factores que mencionáramos antes. Es la reflexión una suerte de duda? Nos lleva la duda a la reflexión constante? A parálisis de análisis? Qué ocurriría si no dudásemos de cada acción a emprender o de, una vez tomada una decisión, no dudáramos de que fuese la correcta? ¿Cómo sucede la toma de una decisión? Decidimos realmente? Otra vez… Decidimos realmente? 

 

Follow Es lo que hay on WordPress.com