Todo Aquí

Y escuché entonces un sonido. Quise saber qué era y de dónde había provenido. Agudicé el sentido. Otra vez, allí estaba, otra vez…estaba…aquí. Aquí estaba ese sonido y todos los sonidos. En apertura, todo aparece en intimidad con lo que somos. Aquí, cualquier sensación o el mundo. El único límite es la conciencia en la que están desdibujadas las zonas que la mente supo bien trazar.

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow Es lo que hay on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: