Qué harás?

Planifica, planifica todo cuanto quieras, todo lo que gustes, hasta el hartazgo. Sopesa cada movimiento, visualiza cada paso, resuelve cada inconveniente en tu imaginación, créete hacedor, no dejes nada librado a la ventura…Eso es todo cuanto harás, lo que podremos hacer. Ahora observa los planes de la existencia, desplegándose ante tus ojos. No reniegues, no entres en pánico cuando tus planes se vean acariciados por Eso que todo lo penetra. No te alteres, observa, Ello tiene sus propios designios, los que puedes conocer simplemente observando lo que se presenta. No te apegues al resultado que tanto imaginaste ya que siempre será mejor de lo que puedas crear, aunque no lo entiendas…aún. No lo compliques, no te estreses. Vas a tener que ser flexible, agua, miel, aceite. Quizá tu plan sea tan simple como prepararte una taza de café y tienes la creencia de que ya está en tus manos mientras te levantas a buscarla. De improviso llaman a tu puerta y esa taza de café da lugar a un encuentro no planeado. No discutas con los acontecimientos de Dios. Ahora lo sabes, ese encuentro resultó mejor que tomarte aquel café. Suelta, desde esta comprensión, las riendas del mundo. Descansa, desde este saber, en el lecho calmo del río rugiente de la vida. 

 

Anuncios

Supuestos

Muchas veces nos basamos en supuestos, en cosas que ni sabemos si son ciertas. Y reaccionamos con angustia o dolor o rabia a que puedan pensar así acerca de nosotros. Ella piensa así? El supuso eso? Me habrá querido decir tal cosa? Me miro raro, que será? Cómo lo sé? Lo cierto es que no lo sé, ni debo saberlo. En contraposición está el “deberías haberlo supuesto!” Tendrías que haberlo previsto! Lo deberías haber imaginado…Y me doy cuenta de que en el fondo de todo esto, está lo que quiero del otro. Quiero manipular lo que piensan para que piensen de mí siempre bien. Y para ello hago, digo, busco o consigo lo que va a lograr, supongo, la esperada aprobación. Quiero que piensen de mí siempre bien. Y eso para qué? para estar satisfecho finalmente, para darme el permiso de amar la totalidad de lo que soy, bajo cualquier circunstancia y condición. Sí, lo que realmente quiero es pensar siempre bien de mi, buscando intermediarios para darme lo que quiero, usándolos en cierta medida para brindarme lo que es mi deber. Cierto, eso es lo que buscamos. Así resulta entonces que mi labor sagrada es estar conectado a fuego con éste ardor, con éste génesis. Acompañarme desde la penumbra y desde el sueño invitarme a despertar, conducirme a la Realidad. Nada más es importante. Ninguna otra cosa es añorada. Mi mundo comienza aquí y aquí es devuelto. No hay otra relación, me doy cuenta, que no sea un reflejo de la que guardo con ésta intimidad, con las historias, mientras son expuestas en la Claridad y son vistas por lo que ellas son desde lo que Real, Realmente Soy.  

Titereteando 

 El que se supone presto a lograr algo es el que no lo puede hacer porque está creyendo que él algo puede conseguir. Ese que se supone tiene que lograr algo no lo puede hacer ya que es como un títere queriendo ser el que le da vida. En realidad, lo que siempre estuvo con nosotros, somos nosotros, como Ser, como la vida en el títere. Nosotros-YO-siempre estoy aquí. Ese Yo impersonal y único esta permeándolo todo y además siendo todo él mismo. 
 

Tengo sed?

La sensación de sed surge. El cuerpo dirigiendo sus pasos para buscar un vaso, para buscar agua, para calmar su sed. Luego, en el trayecto, un pensamiento irrumpiendo de la nada, surgiendo en la conciencia: “tengo sed”…  

Follow Es lo que hay on WordPress.com