Nada que perder. 

Temía equivocarme. Entonces mejor no lo hacía. Temía perder la estima, la aprobación, el aprecio. La sensación de equivocarme era dolorosa. Pero ya no es así. Cuando no hay qué demostrar, no tienes nada que perder.  

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow Es lo que hay on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: