Velocidad 

El tema que me gustaría plantear hoy está relacionado con la velocidad. Con aquello que nos acelera y convierte nuestra vida en agitación. Con aquello que nos saca de la plenitud de este momento (que no vemos) por la promesa de aquel momento (que queremos y creemos va a existir). Esta velocidad y pasar rápidamente, tocando tímidamente lo que surge en nuestra realidad, no nos permite ver las cosas y las personas como son. Las miramos con los ojos del pasado, con el filtro de los condicionamientos, a través de la mente. Establecemos juicios rápidos de hechos y damos por sentados el pecado o la virtud. Con ello, la vivacidad, despierta en la aventura, queda relegada a “otro” momento. Si tuviese que describir éste instante, en éste  ahora, objetivamente, diría algo así: hombre sentado tocando algo, mirando una pantalla del móvil, con los pies cruzados (visión en 3a persona). Eso es todo y todo lo demás es una historia. Pero de ésto debemos darnos cuenta para apreciar las profundas implicaciones de este hecho. Esto es celebración sin motivo ni justificación. Uno abriga la esperanza de que las cosas sean de una manera determinada, sin ver que lo que surge es suficiente, es lo que hay en este tris y nos lo estamos perdiendo por algo que no sabemos va a ocurrir. 



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow Es lo que hay on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: