Me escucho

Me escuché, me escucho. Calma. Quédate calmo. Descansa. Conozco los miedos que tanto paralizan, se de la prisa para arribar a ningún lado, se de todo ese incesante diálogo que te crees. Se de tu locura controlada, tus apetencias y tus vicios. Aquí estoy sosteniendo tus sueños y creando todo un mundo nuevo para ti, cada vez. Tu eres yo y yo soy tu. Soy la realidad en la apariencia. Soy la verdad escondida tras el velo y la luz que ilumina también el espejismo. Reposa. Es aquí toda tu meta, todas las metas. Ahora. Te escucho. Te escuché…

IMG_0911.JPG

Déjate en paz

Amigo mío, de una vez y para siempre, déjate en paz. No te resulta agobiante la perfección que te demandas? No es frustrante creer que te estás equivocando nuevamente o que necesitas hacerlo mejor y mejor cada vez? No estás cansado de intentar adivinar lo que el otro pensó, piensa o pensará? Qué está mal contigo? quién se lo cree? En base a qué? Cuando es que empezaste a creerlo, a convencerte de que deberías superarte o superarlos? Déjate en paz por un instante. Abraza la totalidad de tu apariencia. No podrías haberlo hecho mejor. Nadie podría haberlo hecho mejor. Esa carga pesa demasiado. Déjala a un lado y no te olvides del Amor…

IMG_0757.JPG

Follow Es lo que hay on WordPress.com