El comentarista

Mientras caminaba con mi perro me di cuenta del comentarista en mi cabeza. Pasara lo que pasara, apareciese lo que fuere, allí estaba mi comentarista describiendolo todo. El siempre llegaba tarde. Aparecería eso y el decía es esto, que lindo o que feo o que agradable o que bien se siente, siempre describiendo lo que ya había acontecido, siempre después de la percepción sin tiempo del ritmo de la realidad. El comentarista me describe el mundo y las cosas y va pintando la realidad incolora. Lo descripto nunca es la cosa y siempre llega tarde.

IMG_0111.JPG

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow Es lo que hay on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: