Ahora-ahora-ahora

Ahora-ahora-ahora, ese es el latido del corazón del ser. Está pasando, está sucediendo. Ese sonido, esa voz, ese pájaro, esa bocina, aquel auto, el ventilador. Una atención expansiva y abierta que lo abarca todo. Ahora-ahora-ahora. Adecuación y asombro a la siguiente aparición. Un sonido que parece ser de una puerta que se cierra o que se abre es registrada. Un pensamiento es observado, unas manos sosteniendo un movil y moviéndose con una ágil gracia escribiendo estas palabras. La mente trayendo imágenes de futuros probables, de hipotéticos inconvenientes, de posibles cosas por venir, de momentos que creo sucedieron. Ahora-ahora-ahora. Me muevo entrando y saliendo del cuerpo-mundo al mundo-cuerpo. Soy flujo. Soy la atención misma, porque adonde ella se dirige yo voy. Donde ella es, yo soy. Donde ella está, yo estoy. Todo aquí. Todo mío. Íntimo. Este relator especial en “mi cabeza” quiere contarme todo lo que está pasando, como si Yo no lo viera. Un pésimo reportero describiendo estos sabores, contándome acerca de lo bueno lo malo lo lindo y lo feo. Voy a darle vacaciones. Ahora-ahora-ahora. No el ahora de ni siquiera este momento. Aquí todo está muy bien y nada se complica más que ésto…

IMG_0532.JPG

Anuncios

Mi

Decimos: esta es mi casa, este es mi auto, este es mi jardín y este es mi escritorio. De la misma manera decimos que esta es mi pierna, este es mi brazo, este es mi cuerpo y esto está en mi mente, nombrándolos e intuyéndolos como objetos que me pertenecen, como cosas externas a mi y que yo utilizo. Y así surgen también mis palabras, mis visiones y mi mundo, todo mi mundo. Mi espacio y mi universo entero. Todo mio, pero no son “mi”. No son yo. Si bien eso está claro y resulta evidente, a quién está nombrando ese “mi”? Quien o que es ese “mi” que utiliza y contiene todo lo que proclama como “mio”? A que o quien se refiere? Como ya sabemos, un objeto no puede poseer a otro objeto…que es pues este “mi” que se proclama poseedor de todo y centro de gravedad de aquello que aparece?

IMG_0185.JPG

El comentarista

Mientras caminaba con mi perro me di cuenta del comentarista en mi cabeza. Pasara lo que pasara, apareciese lo que fuere, allí estaba mi comentarista describiendolo todo. El siempre llegaba tarde. Aparecería eso y el decía es esto, que lindo o que feo o que agradable o que bien se siente, siempre describiendo lo que ya había acontecido, siempre después de la percepción sin tiempo del ritmo de la realidad. El comentarista me describe el mundo y las cosas y va pintando la realidad incolora. Lo descripto nunca es la cosa y siempre llega tarde.

IMG_0111.JPG

Follow Es lo que hay on WordPress.com