Nuevo cada vez

Ahora, con la distancia que me da el tiempo, comprendo que puedo hacer las cosas de otra manera, de otra forma, de otro modo más optimizado, mejor, diferente, por aquí o por allá, así o de aquel otro modo. Eso es ahora, cuando las cosas pasaron, que uno puede plantearse una nueva manera de hacerlo. Pero es preciso entender que en “ese” momento todo me llevó a tomar esa decisión y había una sola manera de hacerlo: la manera en la que fue hecho. Con el conocimiento y el nivel en el que me encontraba en ese entonces fue imposible que haya resultado de otro modo. Es fácil ahora, con la información de la experiencia, pensar en una o más de una alternativa, pero también me doy cuenta de lo poco amable conmigo que puedo ser al recriminarme que “debería” haberlo hecho distinto. Puede haber resultado doloroso para otros o mi mismo, pero nada en el mundo va a cambiar el preciso modo en el que fue hecho. No me disculpa, no me redime o me libera de mi responsabilidad o del fruto de los actos, sino que me devuelve la cordura. No cambia el pasado, pero si mi relación con él. Lo que hago es como debe ser y cada vez es una nueva oportunidad de luz. La culpa no es del padre ni del hijo, de la madre ni su hermana, del esposo ni su amante, del pecador o el santo. Es difícil de aceptar y entender aveces/siempre, pero esto es evidente en el claro fulgor de la comprensión.

20140516-073907.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow Es lo que hay on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: