Divinamente humano

Y ahí vamos…amorosos, elevados, presentes y viviendo el momento…ahhh que dicha y de repente, un auto nos alerta con su poderosa bocina, ese peatón cruza justo enfrente tuyo con el auto aún en movimiento, te cobraron mal una cuenta, aparecen gastos que no hiciste en tu resumen de tarjeta de crédito, la persona con la que tenés que hablar urgentemente no atiende tu llamado, se te quema la comida, no te atienden en el bar, te mancharon la ropa de trabajo, el café esta frío, te gritaron sin razón…y entonces surgen como torbellino esas imperiosas ganas de putear, te ofuscas, te hierve la sangre…y aparece esa voz, la misma que te dice lo maravilloso que sos, para recriminar tu carencia de evolución espiritual, de haber cedido a tus impulsos, de haberte descarriado. Pero ahora sonreís. Ahora podés aceptar tu espontánea humanidad, no aparentás estar más allá de tu propia evolución. Y abrazas con tanto cariño eso que sos hoy, que juras amarlo y respetarlo hasta su propia muerte. Todo en este espacio tiene su lugar. Te juro que no me lo pienso perder.

20140425-160327.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow Es lo que hay on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: