Milagros ordinarios

Inhalar…
Exhalar…
He ahí un milagro.
Mover coordinadamente unos setenta músculos para decir una palabra.
Crear un mundo imaginado en un segundo.
Proyectar la imagen formada en la corteza cerebral gracias a los impulsos del nervio óptico y creer que está allá afuera.
Creer a un pensamiento que nos dice lo que somos.
Provocar pequeñas caídas y detenerlas a tiempo llevando así a cabo el acto de caminar.
Estar de pie.
Transformar a través del fuego ingredientes en sabrosos platos.
Viajar en el tiempo a través de los recuerdos y la imaginación.
Transformar en “un árbol” un acumulo de vibraciones que impacta en nuestros sentidos.
El agua en vino? Una pavada. Aquí se transforma en sangre, piel, huesos, uña, cabellos y mil besos.
Estoy rodeado y atravesado de milagros ordinarios, diarios, instantáneos, tan comunes que me pasan simplemente inadvertidos. Y ahora, en este mismo instante, otro me acaba de pasar…

20140405-231922.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow Es lo que hay on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: